Corte ordena justa indemnización para “Avispones de Chilpancingo”

Víctimas directas de los hechos de Iguala

 

Agencias
Ciudad de México

Por orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas deberá reparar de forma integral el daño causado a cuatro jugadores y un auxiliar técnico del equipo de futbol Avispones de Chilpancingo, tras ser considerados víctimas directas de los hechos violentos del 26 y 27 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero, que derivaron en la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa.
Por lo que respecta a las indemnizaciones, las dos sentencias de amparo elaboradas por los ministros Eduardo Medina Mora y Alberto Pérez Dayán precisaron que los afectados deberán demostrar si recibían ingresos del equipo o de otra fuente de trabajo para que la Comisión cuantifique la cantidad que dejaron de percibir durante su recuperación; además de otros gastos.
Los ministros Pérez Dayán y Medina Mora presentaron este miércoles, ante la Segunda Sala, dos proyectos de resolución en los que se propuso amparar a los quejosos y dejar sin efecto la resolución del 11 de octubre de 2016 dictada por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).
Para Pérez Dayán, la cuantificación del daño físico generado a las víctimas de delitos debe basarse "en la apreciación prudente y equitativa de las circunstancias particulares, pues son éstas las que permiten que el monto a indemnizar responda, efectivamente, a la proporcionalidad de los daños físicos que en el caso específico deparó el delito”.
Se trató de dos casos similares a los resueltos en marzo pasado, cuando la SCJN detectó y determinó que la CEAV no integró debidamente el expediente sobre las medidas de reparación integral para dos jóvenes del equipo de futbol " Los Avispones de Chilpancingo" y sus familias.
Entonces, la Sala otorgó un amparo para que la CEAV integre debidamente el expediente, vuelva a cuantificar el pago de daños físicos y morales, y fije, en equidad, una compensación en dinero por concepto de gastos de transporte, alojamiento, comunicación y alimentación.
De acuerdo con los testimonios, al momento de los hechos cuando el autobús del equipo de futbol llegó a Chilpancingo fueron atacados por un grupo de gente armada vestida de negro a pesar de que ellos insistieron que eran futbolistas. Tras el ataque uno de los pasajeros perdió la vida.
Los fallos de la Corte revocaron una resolución de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, que ofrecía una compensación parcial, basada en casos similares, sin apoyarse en dictámenes médicos ni en los gastos erogados por su atención médica.
Por ello se determinó cuantificar nuevamente el daño moral y físico causado a las víctimas, para compensar el daño a su proyecto de vida y los gastos derivados de transporte, alojamiento, comunicación y alimentación y asegurar una reparación integral.
Para ello no deberán realizar un ejercicio analógico a partir de casos similares, sino a partir de la apreciación prudente y equitativa de las circunstancias particulares de cada caso por lo que hace solamente a los cinco integrantes del equipo que promovieron el amparo, sin incluir a los familiares; puesto que a ellos ya se les había reconocido en diciembre de 2015 su calidad de víctimas indirectas.
Con estas resoluciones, la segunda sala reiteró el criterio fijado en marzo pasado, en otro amparo de un integrante del equipo “Avispones”, en el que determinó que el mero hecho de que la Comisión otorgue un monto determinado por compensación subsidiaria a la víctima, no impide que las personas puedan combatirla, si se considera que es insuficiente para reparar adecuada y proporcionalmente el daño sufrido por el hecho victimizante.