Primer desalojo de la Guardia  Nacional en Chilpancingo 

Primer desalojo de la Guardia  Nacional en Chilpancingo 

 

Juan Blanco/API
Chilpancingo, Gro.
Con equipo antimotín, efectivos de la Guardia Nacional (GN)  y Policía Estatal (PE) desalojaron, en al menos cuatro ocasiones con violencia y gases lacrimógenos, a habitantes y transportistas de Petaquillas de este municipio, que bloquearon la carretera federal México-Acapulco, tramo Chilpancingo-Petaquillas, en protesta para exigir obras públicas y la instalación de su retén comunitario. 

El hecho dejó como saldo manifestantes lesionados, entre estos mujeres; al menos una decena de detenidos, entre los  que se encontraban conductores y  el comisario de esa comunidad, Ángel Felipe Pérez Araujo, quienes fueron remitidos a la Fiscalía General de la República (FGR) para su investigación. 

Además fueron aseguradas unas ocho urvans del servicio público Petaquillas-Chilpancingo que fueron atravesadas por sus conductores como barricada, a la altura de la colonia La Cinca y del fraccionamiento Villas Vicente Guerrero, mismas que, después del desalojo, fueron remolcadas con grúas.

Bloqueo

Unas 100 personas, entre habitantes y transportistas de la comunidad de Petaquillas, ubicada al sur de la ciudad, arribaron a la carretera federal México-Acapulco, alrededor de las 8:40 de la mañana de este viernes, pero fue 20 minutos después que iniciaron con su bloqueo, a la altura del fraccionamiento Villas Vicente Guerrero. 

En declaraciones, el comisario de esa localidad, Ángel Felipe Pérez Araujo, dijo que los motivos que los orillaron a realizar esa acción era para solicitar a las autoridades obras públicas, así como alumbrado, prometidas por el alcalde Antonio Gaspar Beltrán durante su campaña.

Además, solicitaron la instalación de un retén de su autodenominada policía comunitaria sobre esa vía de comunicación federal, pues argumentaron que los índices delictivos como robos, secuestro, extorsión se habían “disparado”, luego de que el 5 de septiembre su sistema de vigilancia dejó de operar porque les habían prometido seguridad.

Al lugar del bloqueo llegaron el subsecretario de Asuntos Políticos del gobierno del estado, Martín Maldonado del Moral, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado, David Portillo Menchaca, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Ramón Navarrete Magdaleno, autoridades municipales y de la Guardia Nacional, para dialogar con los manifestantes.

Sin embargo, dijo después el comisario, estos, a quienes les expusieron sus demandas, rompieron la mesa de negociación.

Desalojo

Alrededor  de las 11:07 de la mañana, unos 300 elementos de la Policía Estatal y efectivos de la Guardia Nacional, portando equipo antimotín, arribaron al lugar del bloqueo. A la par, los pobladores y transportistas atravesaron en los cuatro carriles de la carretera federal unas ochos combis del servicio público Petaquillas-Chilpancingo, a manera de barricada.

Fue unos 15 minutos después que finalmente los agentes de la PE y de la GN desalojaron con violencia -pedradas, toletazos, golpes con mano empuñada- y gases lacrimógenos, a los manifestantes, quienes también respondieron de la misma forma, hasta que estos últimos fueron replegados.

El segundo desalojo, que se desarrolló no sin antes de que los policías y militares rompieron los cristales de las unidades que fueron atravesadas por los pobladores, fue a la altura del fraccionamiento Río Azul, cerca de una casa de materiales del mismo nombre y de una marisquería con razón social “El retorno 2”.

Ahí fueron detenidos  y golpeados cerca de cinco manifestantes, entre ellos conductores, así como aseguradas las ocho urvans. 

Los manifestantes retrocedieron 300 metros, a la altura del punto conocido como La avioneta y de la entrada a la colonia Real del Valle. Sobre la carretera atravesaron una patrulla de su policía comunitaria y colocaron llantas en sus cuatro carriles, lugar del que también fueron replegados.

El último desalojo, en el que se usó la misma violencia de parte de los policías y manifestantes,  se suscitó a la entrada de la colonia 10 de Junio de Petaquillas, es decir donde desde hace tres años estaba instalado el retén de la autodenominada policía comunitaria. 

El saldo en este último fue de cinco personas detenidas, entre ellas el comisario de Petaquillas, Ángel Felipe Pérez Araujo, y cuatro transportistas, quienes estaban escondidos en los baños de una tienda  Oxxo. 

Oficiales que detuvieron al comisario le permitieron dar declaraciones a la prensa. Este aseguró que siempre estuvo disponible para el dialogo, no obstante, dijo, fueron las autoridades que lo rompieron, puesto que no les dieron una respuesta favorable a sus peticiones que son: la instalación de un retén de su autodenominada policía comunitaria para brindar seguridad ante hechos delictivos, pavimentación de calles y alumbrado público.

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, David Portillo Menchaca dijo que las acciones de los pobladores no tenían razón de ser. “Ellos manifestaban que querían colocar un punto de revisión de la autollamada policía comunitaria en La Cinca, cuando ahí ya hay un destacamento de la Policía Estatal. 

Desde que ellos se retiraron no ha habido incidencia delictiva”, sostuvo.
Minutos después de terminado el ultimo desalojo, familiares de las 10 personas detenidas volvieron a bloquear por unos momentos la carretera federal México-Acapulco, en el sentido sur-norte, para exigir a los policías, su liberación. 

En respuesta, los oficiales les informaron que fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la República, para someterlos a un proceso de investigación. (Agencia Periodística de Investigación)