Tormenta interna

A diferencia de otros aniversarios, el 4 de marzo el PRI, después de 90 años de su creación, no tuvo mucho que festejar, pues no solo perdió la elección presidencial, sino que también quedó con menos recursos para sus actividades ordinarias.
Sinfopress

El PRI deberá reponerse en tiempo récord de la mayor derrota en su historia, pues en 2018 quedó en tercer lugar de la elección presidencial y apenas obtuvo el 16 por ciento de la votación total, la cifra más baja en su historia.
José Antonio Meade, su candidato presidencial, quien no es militante del partido, fue quien no logró despertar las pasiones de los priistas y tampoco logró contagiar su ánimo al resto del país, pues de las nueve gubernaturas en juego, no ganaron ninguna.
Con sus derrotas electorales, al PRI también le llegó la austeridad. Debido a su baja votación, los recursos públicos que el partido recibe por parte del Instituto Nacional Electoral (INE) disminuyeron drásticamente.
Es tal la falta de recursos en el PRI que su dirigencia aprobó pedir un préstamo por 250 millones de pesos a una institución bancaria, de acuerdo con El Universal.
Enrique Burgos, presidente de la Comisión de Finanzas y Administración de del Consejo Político Nacional del PRI, detalló que el partido cuenta en sus arcas con 590.6 millones de pesos, pero señala que dichos recursos son insuficientes para hacer frente a los gastos del tricolor.
La debacle del PRI en las elecciones de 2018 ha puesto a sus militantes a reflexionar en serio y al menos dos de sus pesos pesados han planteado que el partido cambie de nombre.
La primera en lanzar esta propuesta fue Claudia Ruiz Massieu, su presidenta nacional, quien en julio pasado aseguró que el priismo necesita replantear-se todo, incluido el nombre de su instituto político.
Además, en agosto pasado, el entonces presidente Enrique Peña Nieto admitió que el partido está muy estigmatizado por la sociedad, y señaló que el PRI debe pensar en cambiar "de nombre y de esencia".
Debe señalarse que también el periodo presidencial de Car-los Salinas de Gortari, se propuso el cambio de nombre al partido y uno de los que más sonó fue Partido de la Solidaridad Nacional en referencia al programa nacional de solidaridad instrumentado por el entonces mandatario.
El grupo priista Democracia Interna encabezado por el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, exigió la expulsión del expresidente Enrique Peña Nieto, quien fue nombrado consejero de ese instituto político.
A través de una carta, reclamaron a la presidenta nacional del partido, Claudia Ruiz Massieu, la inclusión del exmandatario en el Consejo Político Nacional y consideraron que causó un enorme daño “llevándolo del triunfo del 2012 a la peor derrota de su historia en el 2018”.
Claudia Ruiz Massieu Salinas presidenta nacional del PRI, manifestó que no está de acuerdo con la propuesta de ex-pulsión del partido del expresidente Enrique Peña Nieto.
Dijo que como cualquier militante y miembro del Consejo Político Nacional Peña Nieto tiene derecho a participar en los órganos partidistas. Reiteró su reconocimiento al expresidente y rechazó la propuesta de expulsión manifestada por el dirigente de la corriente Democracia Interna, Ulises Ruiz.
En un desayuno con reporteros admitió que el PRI ha sufrido una pérdida de competitividad desde hace mucho tiempo en la medida que creció la competencia. El reto, dijo, es acelerar el nuevo papel de oposición, señaló al recordar que en 2000 y 2006 cuando perdieron las elecciones presidenciales lograron recuperarse.
AL CALCE
Actualmente, el PRI gobierna 12 de las 32 entidades de México: Campeche, Coahuila, Colima, Guerrero, Hidalgo, Estado de México, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.
Las actuales bancadas del PRI en ambas cámaras del Congreso están muy lejos de ser la primera fuerza. En el Senado, el tricolor cuenta con 14 de los 128 senadores, con lo que su bancada es la tercera más numerosa.
En el caso de San Lázaro, los priistas también son la tercera fuerza, con 47 de los 500 curules. Los legisladores coordinados por René Juárez Cisneros han votado junto con Morena en algunos temas polémicos, como el primer dictamen de la Guardia Nacional, en el que se establecía que la nueva corporación tendría un mando militar y una junta de jefes militares, puntos que final-mente desaparecieron luego de las reformas al proyecto que hizo el Senado.
Solo tres candidatos presidenciales del PRI han perdido una elección; tras la derrota de Francisco La-bastida Ochoa en el 2000, Roberto Madrazo Pintado cayó en los comicios de 2006 y José Antonio Meade cayó en 2018.
En comicios presidenciales, Madrazo y Meade son los únicos priistas que han quedado en la tercera posición.
En 2016, el PRI aspiraba a ganar en la mayoría de las entidades, pero se topó con alianzas PAN-PRD.
En 2018, no ganó en ninguna entidad.
Desde que el Gobierno de la Ciudad de México es electo democráticamente, el PRI nunca lo ha ganado
En 2015, el Revolucionario Institucional obtuvo sus mejores resultados desde que se realizan elecciones en la capital del país, gracias a los cuales gobernó tres delegaciones: Cuajimalpa, Milpa Alta y Magdalena Contreras. Sin embargo, en 2018 so-lo logró retener Cuajimalpa con Adrián Rubalcaba.
Alcaldías muy priistas. Según datos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), hasta julio de 2013, eran 132 los municipios que nunca habían tenido un alcalde no priista.
Puebla y Tamaulipas. Según cifras del CIDE, Puebla y Tamaulipas son los estados con más municipios que nunca han tenido un alcalde de un partido distinto al PRI, con 22 y 18 municipios, respectivamente.
El PRI pasó de tener 463 legisladores en 2015 a 361 en 2017; pese a ello, aún era el partido que dominaba la mayoría de congresos locales. Según un reporte del IMCO, de los 1,124 diputados locales, el 32.1% eran tricolores.
Cuatro exgobernadores del PRI están en la cárcel por casos relacionados con corrupción: Mario Villanueva, Javier Duarte, Roberto Borge y Tomás Yarrington. Andrés Granier ya está en arresto domiciliario.
El PRI es el más antiguo de los actuales partidos políticos nacionales.