Revocación contrapunteada

Sinfopress

 

En medio de acusaciones de la oposición acerca de que estas herramientas permitirían al presidente Andrés Manuel López Obrador hacer campaña e, incluso, le abrirían la puerta para intentar reelegirse, la Cámara de Diputados aprobó este jueves una reforma constitucional sobre consulta popular y revocación de mandato.La Cámara de Diputados aprobó, por mayoría calificada, y en lo general, con 328 votos a favor, 153 en contra y 2 abstenciones, el dictamen que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Constitución Política, en materia de Consulta Popular y Revocación de Mandato.

Después de más de casi 10 horas de discusión, y luego de que solo se aceptó una modificación propuesta por Morena al dictamen y se desechó el resto de las que presentó la oposición, el pleno avaló los cambios para que el Presi-dente, los gobernadores y el jefe de gobierno de Ciudad de México puedan ser sometidos a revocación de mandato.
La oposición acusó que se estaba avalando una reforma que podría abrir la puerta a la reelección. Por su parte, Morena y sus aliados les pidieron no temer ir a las urnas en 2021.
Durante la sesión, partidarios y opositores de la reforma se manifestaron en tribuna y desde sus curules.
El PAN mostró carteles con la leyenda “Revocación es Reelección”. El PRI se manifestó con la imagen del expresidente Francisco I. Madero y el mensaje “Sufragio efectivo, no reelección”. MC se manifestó con una manta que decía “Revocación de mandato, prerrogativa ciudadana, no de gobernante”.
Además, panistas como Marcos Aguilar acusaron a López Obrador de buscar reelegirse como Hugo Chávez en Venezuela y Evo Morales en Bolivia.
Diferentes diputados de Morena rechazaron esos señalamientos y acusaron a la oposición de tener miedo de las decisiones de la ciudadanía.
“La revocación de mandato se añade como un derecho político de todas y todos los mexicanos, no solo para votar en este ejercicio, sino también para exigirlo mediante firmas. El derecho de llamar a cuentas al Ejecutivo federal ha sido una lucha histórica de la ciudadanía organizada y de la sociedad, cansada de los abusos”, dijo la morenista Tatiana Clouthier.
Al fundamentar el dictamen, Miroslava Carrillo Martínez, de Morena, expresó que la consulta popular con carácter revocatorio será la herramienta del pueblo para evaluar y, en su caso, cambiar a gobernantes, aquellos que desde el poder del Estado no cumplieron con su mandato constitucional.
Dijo que la consulta popular y la revocación de mandato tiene la finalidad de inhibir la tendencia abusiva, unilateral o arbitraria de quien ejerce el poder público.
Luego de que la oposición argumentara que la consulta de revocación de mandato sería un antecedente para la reelección, López Obrador, anunció "El lunes voy a poner un compromiso aquí de que no voy a reelegirme, firmado", aseguró AMLO.
El presidente dijo que no es un "ambicioso vulgar" y "voy a servir, si lo decide el pueblo, seis años y que a finales de 2024 termino mi mandato".
Al calce…
La revocación de mandato es el procedimiento por el cual los ciudadanos pueden destituir por medio de una votación a un funcionario público antes de que cumpla con el periodo por el que fue elegido, en este caso la revocación del presidente Andrés Manuel López Obrador.
En este sentido, los legisladores avalaron que dicha votación se realice el mismo día en que se elige a los diputados federales, es decir, en 2021. Esto estaría regulado por el Instituto Nacional Electoral (INE).
Sin embargo, esta propuesta fue tomada como una antesala para la reelección del presidente, hipótesis que fue inmediatamente rechazada por los diputados de Morena.
Para las consultas populares se reducirá de dos a uno por ciento la cantidad de ciudadanos inscritos en la lista nominal electoral, misma que es un requisito para poner en marcha este ejercicio.
La revocación del mandato del Presidente de la República se sujetará a lo siguiente: será convocada por el Congreso de la Unión a petición del Presidente de la República y el equivalente al treinta y tres por ciento de los integrantes de cualquiera de las Cámaras del Congreso de la Unión.
También, por ciudadanas y ciudadanos en un número equivalente, al menos, al tres por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores, en los términos que determine la ley. Con excepción de esta última hipótesis, la solicitud deberá ser aprobada por la mayoría de cada Cámara del Congreso de la Unión.
Este proceso se solicitará durante el primer periodo ordinario del segundo año de la Legislatura; la votación se realizará el mismo día de la jornada electoral federal en la que únicamente se elijan a diputados federales.
La revocación de mandato será vinculante por mayoría absoluta de los votos depositados en las urnas, siempre que concurra a votar al menos el cuarenta por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores.
Extiende al ciudadano el derecho a participar en consultas con carácter de revocación del mandato, lo que no se encuentra en la normatividad vigente. Se mandata a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que, al resolver sobre la constitucionalidad de la materia de consulta, interpretara las disposiciones constitucionales conforme a lo que resulte más favorable al derecho ciudadano.
Se perfeccionó la puesta en marcha de la consulta popular para distintos temas gubernamentales en las que se considere prudente realizar procesos que requieran o exijan la participación ciudadana, sobre todo en aquellos que serán impactados por las decisiones del poder público del Estado.
En el caso de la consulta popular no se busca sustituir a la democracia representativa ni el mandato que tienen los poderes constituidos del Estado, tanto de manera directa como indirecta, porque se considera a este tipo de modelos participativos como un factor incisivo que fortalece a las decisiones públicas.
Para el caso local señala que las constituciones estatales podrán establecer que se realice el proceso de revocación del mandato del gobernador o gobernadora del estado, o de la Ciudad de México, el cual es de carácter democrático y tiene por objeto que la ciudadanía decida sobre la permanencia de la o del mandatario en su encargo.
Este proceso se llevará a cabo durante el tercer año del periodo para el cual fue elegido. Durante el lapso constitucional de gobierno sólo podrá realizarse un proceso de revocación de mandato.