Pasión por la huelga

Debido a las posiciones irreductibles que han tomado los sindicatos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), de no aceptar los ofrecimientos salariales de las autoridades, ambos conflictos se encuentran empantanados y las huelgas permanecen activas.
Sinfopress

José Antonio De los Reyes Heredia, secretario general de la UAM, presentó públicamente la última oferta de la institución y afirmó que “ya no tenían ningún margen de maniobra” para seguir en el estire y afloje. Estaban dispuestos a pagar 50 por ciento de los salarios caídos y hacer un ajuste de sueldo del 10 por ciento a todos los trabajadores administrativos y del 3 por ciento a los trabajadores académicos… pero el Sindicato se mantuvo firme en el NO.
Los líderes gremiales defendieron su petición de recibir un 20 por ciento de aumento de sueldo y que los salarios caídos sean pagados en su totalidad. O sea, no hay acuerdo. “Ante la negativa para resolver el conflicto de la huelga por parte de la representación de la UAM”, decía el Sindicato, decidieron dar explicaciones en el futuro próximo.
El paro empezó el pasado 1º de febrero y todavía no se ve para cuando. “Las posiciones se radicalizan”, explica La Jornada pues el Comité de Huelga se ha mantenido firme en sus propuestas originales a pesar de que la UAM “ya no tiene nada que ofrecer”.
Como no ven que sindicato y autoridades de la UAM le pongan muchas ganas para llegar a un acuerdo para terminar con la huelga más prolongada de la institución, estudiantes y académicos van por los recursos legales para exigir su derecho a la educación. Por lo mientras, un amparo.
Para que tenga fuerza el recurso legal, los inconformes con la huelga en la UAM –la cual ya cumplió más de 75 días– salieron a las calles de la CDMX y marcharon del Palacio de Bellas Artes al Zócalo capitalino. Además de exigir el regreso a actividades, los jóvenes y profesores convocaron a compañeros a recolectar firmas para mostrarlas como sustento del amparo.
Los más de 50 días de huelga que lleva la Universidad Autónoma Chapingo (UACh) no sólo han afectado las actividades académicas de más de 11 mil estudiantes, 3 mil 500 empleados administrativos y más de mil profesores, sino las investigaciones de más de 400 proyectos. Se han dejado de atender cuantiosos compromisos académicos que redundan en beneficio de la sociedad, en general, y la rural, en particular. La pertinencia del quehacer institucional ya acumula importantes incumplimientos”.
El Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma Chapingo (STUACh) estalló la huelga en la institución agrícola más importante de América Latina el 25 de febrero, en demanda de un incremento salarial de 20 por ciento, la entrega de 15 mil 100 pesos en vales de despensa para cada integrante, así como la retabulación y homologación salarial de 4.22 por ciento.
Antes, el 21 de febrero, el otro sindicato de Chapingo, de los académicos, también colocó las banderas rojinegras para exigir aumento salarial, pero se concluyó al aceptar la propuesta de las autoridades educativas.
AL CALCE…
-En el caso de la UAM El techo presupuestal no da para más, incluso, rebasa el pro-pio aumento que la universidad tuvo este año con respecto a 2018, ya que para 2019 recibió 7 mil 299.5 millones de pesos, equivalentes a 3.39 por ciento más.
-De ese presupuesto, 86 por ciento, es decir 6 mil 212.7 millones de pesos se destina a salarios y prestaciones, quedando sólo 943.7 millones de pesos para las funciones sustanciales de la Universidad: docencias, investigación y preservación de la cultura.
-En el curso de las huelgas universitarias se han hecho distintas reuniones y actividades en común como dos mítines en cámara de diputados y movilizaciones unitarias, lo que da muestra no sólo de coordinación entre las direcciones sindicales, sino de voluntad de la base trabajadora de confluir en las calles.
-La dirección del STUNAM se ha encargado de llevar representantes a las marchas y mítines, que ha aportado al fondo de huelga del SITUAM y que convoca a un mitin en solidaridad con las huelgas universitarias,
-A más de 75 días del estallamiento de la huelga de la UAM, es la primera vez que llama a la base trabajadora a nutrir una acción de unidad.
-La UAM lleva 25 días de huelga y a ella se han sumado otras casas de estudio: desde el primero de febrero, la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), 15 días después, la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro de Coahuila, y desde ayer hizo banderas rojinegras la Universidad Autónoma de Chapingo.
-Los sindicatos que tienen a las instituciones de educación superior en paro argumentan que la situación devela que la supuesta “austeridad republicana” no cuestiona en absoluto los privilegios de las autoridades universitarias sino que se descarga en las espaldas de los trabajadores administrativos y docentes.
-También los maestros de la UNAM que junto a estudiantes han votado paros de 72 horas en los Colegios de Ciencias y Humidades. A esta lucha que ya tiene el respaldo de los estudiantes le hace falta la unidad de los administrativos, en clara pelea contra el AAPAUNAM que mantiene a los maestros en condiciones ultra precarias, lo que llevaría a pensar al sindicato como uno mixto que puede incorporar a 40 mil maestros como una fuerza capaz de arrancar mejores condiciones laborales y salariales para todos.