Muertes prematuras


La cancelación del Aeropuerto en Texcoco, despertó reacciones cuestionando la decisión pero en el actual sexenio existieron otras obras impulsadas por Enrique Peña Nieto que 'murieron' antes de ver la luz.
Sinfopress

El NAIM no fue el primer gran proyecto que Peña Nieto vio 'morir' ante sus ojos. Otras obras sufrieron la misma suerte pero las reacciones fueron muy diferentes. A continuación exponemos la relación
TREN MÉXICO - QUERÉTARO
En 2015, tuvo que "suspender indefinidamente" el tren de alta velocidad que iría de la Ciudad de México hacia Querétaro, debido al ajuste al gasto público para 2015, en ese momento Luis Videgaray, se desempeñaba como titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
Este proyecto sorteó dificultades desde que fue anunciado en 2014, como la cancelación de la licitación de la obra que se había otorgado a un grupo de empresas encabezadas por China Railway, y que terminaría por costarle al país un reclamo del gobierno chino por 600 millones de dólares, ya que las autoridades mexicanas "no actuaron de manera transparente, de buena fe, ni garantizaron un debido proceso legal".
De hecho, la licitación se canceló después de que la periodista Carmen Aristegui diera a conocer el caso de la 'Casa Blanca' y la existencia de un presunto conflicto de interés entre la familia presidencial y Juan Armando Hinojosa Cantú de Grupo Higa, quien también era uno de los asociados para la construcción del tren, aunque oficialmente el gobierno no relacionó este tema con el fin de la obra.
TREN TRANSPENINSULAR
Un caso muy similar al del Tren México-Querétaro fue el del Tren Transpeninsular, el cual fue anunciado por el gobierno de Peña Nieto en 2012 proyectando un recorrido de Mérida, Yucatán, a Puerto Venado, Quintana Roo, y que transportaría pasajeros y mercancía.
También en 2015 fue cancelado debido a la insuficiencia presupuestal y a las medidas de austeridad del Ejecutivo Federal.
Por esta razón, la obra que costaría 17 mil millones de pesos y en la que ya se habían gastado 400 millones de pesos en proyectos ejecutivos, también dijo 'adiós'.
PRESA SANTA MARÍA
Otra de las promesas de campaña de Enrique Peña Nieto fue la construcción de una presa en el municipio de Rosarito, Sinaloa.
Esta obra no se construyó debido a que el Ayuntamiento no otorgó los permisos necesarios para hacerla, pese a que el gobierno estatal debía garantizar el trámite, esto aunado a las protestas de los vecinos que se encontraban inconformes con la obra, señaló Reforma.
Fue en 2017 cuando la Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó que no se podría cumplir con lo proyectado, pese a ya tener un convenio firmado por 4 mil 627 millones 583 pesos con la empresa Ingenieros Civiles Asociados.
"Todo ello (falta de indemnizaciones a vecinos y reclamos de la constructora), agravado por los constantes problemas de inseguridad han permitido sólo un avance de 13.87%, lo cual sugiere que el compromiso no podrá ser cumplido", expuso Roberto Ramírez, director de Conagua a la Presidencia, según Reforma.
AL CALCE
El proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México fue anuncia-do como una obra emblemática de orden transexenal, es una obra que trae una previsión no sólo de atender la necesidad actual sino necesidades futuras, según lo dijo Enrique Peña Nieto.
Desde 2015, López Obrador fue uno de los grandes detractores. Debido al gasto multimillonario de la obra a la que consideró un "proyecto faraónico" y la corrupción que, de acuerdo con él, rodeaban al proyecto.
Según Federico Patiño Márquez, director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, el proyecto lleva un 32.9 por ciento de avance global, será cancelado por el nuevo gobierno tras la consulta ciudadana llevada a cabo del 25 al 28 de octubre en la que, la mayor parte de los participantes (69.9 por ciento), optaron por la opción de cancelarlo y prefirieron la habilitación comercial de la base aérea de Santa Lucía.