La mano negra presupuestaria

El Senado de la República avaló la Ley de Austeridad, la cual prevé una partida secreta que será usada a discreción del presidente Andrés Manuel López Obrador, y que se obtendrá de los ahorros del plan que impulsa el Ejecutivo federal. Pero también hubo un diferendo por lo considera como ahorro y por subejercicio.
Sinfopress

La Ley Federal de Austeridad Republicana prohíbe a funcionarios públicos la contratación de seguros privados de gastos médicos, de vida, o de separación individualizada o colectiva.
Asimismo, quedan eliminadas las pensiones de retiro a expresidentes distintas de aquellas que otorga el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). También se limita el uso de bienes muebles e inmuebles propiedad del Estado y de los recursos humanos al servicio del mismo.
"Los ahorros generados como resultado de la aplicación de dichas medidas deberán destinarse, en los términos, de las disposiciones generales aplicables a los programas del ejecutor del gasto que los genere. Por cuanto hace al Poder Ejecutivo, dichos ahorros se destinarán a los programas previstos en el Plan Nacional de Desarrollo o al des-tino que por decreto determine el titular", refiere el artículo 61 de dicha ley.
Según el reporte de finanzas públicas hasta mayo, en algunas dependencias el ahorro no sólo es mayor respecto del año pasado, también rebasa al esperado por el gobierno federal en el programa de gasto establecido en el Diario Oficial de la Federación (DOF).
López Obrador admitió que su gobierno, en los primeros cinco meses, incurrió en subejercicios. Sin embargo, afirmó que para él no es correcto llamarlos así, sino ahorros. Indicó que su administración ha gastado en los primeros cuatro meses del año 1 billón 300 mil millones de pesos.
No obstante, se mantienen las disparidades en las erogaciones de las dependencias federales y se reflejan en una Secretaría de Energía que para el acumulado de enero a mayo ya rebasó en 10 veces la proyección hecha por su par, Hacienda, al tiempo que está por rebasar el presupuesto de 27 mil 229 millones de pesos que la Cámara de Diputados fijó para todo el año.
López Obrador sostuvo que, a casi seis meses de gobierno, la recaudación que lleva a cabo el Servicio de Administración Tributaria va bien, además de las directrices económicas, pues no hay incremento de la deuda, y la paridad peso-dólar está controlada, lo mismo que la inflación.
AL CALCE…
-La partida secreta del presidente de la República fue creada desde 1917. Es una especie de caja negra financiada con recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación provenientes del ahorro, que es algo muy diferente al subejercicio.
-Puede ser ejercida además por otras dependencias como son la Defensa Nacional, Marina, Gobernación, así como por Migración, entre otras.
-Se sustentó en el artículo 74 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a fin de que el presidente tuviera la posibilidad de contar con recursos a discreción y sin control alguno para incrementar el gasto o crear nuevas erogaciones no previstas.
-De enero a abril de este año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público reportó un subejercicio de 110 mil 095 millones de pesos, es decir, no se gastó el monto programado en el presupuesto.
-El campo, el turismo, incluso dependencias que son clave para los programas sociales de la administración federal, son los rubros que han resentido un menor gasto gubernamental en los primeros cinco meses de 2019.
-En los primeros cuatro meses del año los subejercicios han sumado más de 100 mil millones de pesos y, de seguir la tendencia en el segundo semestre del año, podría complicar la meta de crecimiento de 1.6 por ciento.