Inconformidad con mano negra

Elementos de la Policía Federal protestaron en las instalaciones del Centro de Mando en Iztapalapa, en rechazo a la incorporación de la Guardia Nacional y el cambio radical en las condiciones laborales que han implicado un recorte en los bonos de productividad y sobre todo para los efectivos de las fuerzas de operaciones especiales.
Sinfopres

Al menos mil 500 elementos de la corporación en diversos estados del país se manifiestan por las condiciones en las que se les pide renunciar a su antigüedad para causar alta en la Guardia Nacional, además de que se les proporciona equipo caduco y de mala calidad.
Desde la noche del 2 de julio, los policías se ubicaron en las instalaciones ubicadas en Anillo Periférico casi al cruce con Eje 5 Sur, en la colonia Área Federal Complejo de Telefonía, en protesta por su cambio a la Guardia Nacional sin liquidación y en demanda de apoyos.
En el centro del reclamo está lo que, en la práctica, representa una disminución de sueldo. Estos policías ganaban 9 mil pesos extras o más por operatividad, es decir, por desplazarse a los estados del país a donde fueran requeridos, además de que contaban con viáticos y eran hospedados en hoteles. Todo esto desaparece y sus ingresos mensuales se van a la mitad de lo que recibían el año pasado. Esta semana debían recibir el bono de Operatividad y ya no llegó.
Aunado a lo anterior revelaron que de enero a la fecha, miles de federales dejaron la corporación debido a la baja de sus ingresos y debieron negociar su salida en condiciones desfavorables, aceptando en ocasiones 30 por ciento de lo que hubiera sido una liquidación normal. Los federales rebeldes que tomaron Contel también fueron claros en eso: quieren una liquidación completa (lo que correspondería a la desaparición de su fuente de empleo, contemplando todos los años de servicio).
El plan de la rebelión no fue ejecutado por completo gracias a la llegada de Patricia Trujillo, médica que fue el último mando de la Policía Científica de PF con buena presencia entre los policías de bajo rango. Los autobuses no fueron tomados pero las noticias sobre la rebelión en Contel incentivaron la salida de la base ubicada en la salida a Pachuca y de la mismísima Torre Pedregal, la otrora oficina del ya extinto comisionado general de esta también moribunda corporación.
Los bloqueos a vialidades capitalinas incluyeron Periférico en el oriente y poniente de la ciudad y desquiciaron el tránsito en toda la zona conurbada.
En la noche de ese 3 de julio, En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, El presi-dente López Obrador aseguró que ‘hay mano negra’ en la protesta de policías federales que se oponen a integrarse a la Guardia Nacional. Dijo que el conflicto se tiene que resolver manteniendo el orden, sin autoritarismo, con diálogo y con el uso de la razón.
Hay mano negra en este asunto. Esto se manejaba desde Bucareli (en la Secretaría de Gobernación), desde los sótanos de Bucareli, y piensan que va a ser lo mismo. No, no vamos a reprimir, no somos iguales”, expresó.
“No hay ningún motivo, ninguna razón. No es una causa justa, no se está despidiendo a ningún policía federal, lo que está sucediendo es que están pasando, voluntariamente algunos elementos, alrededor de 10 mil (…) a la Guardia Nacional”.
En tanto, aceptó que otros, que no tienen conductas aceptables y presentan problemas de salud, no van a poder estar en la Guardia Nacional
El presidente afirmó que su gobierno no está cometiendo ninguna injusticia con los policías, y explicó que quienes no pasen la prueba para sumar-se a este nuevo cuerpo de seguridad, van a seguir trabajando con las prestaciones que tienen.
Detalló que las oficinas e instalaciones estratégicas del gobierno, que antes eran cuidadas por elementos de seguridad privada, ahora estarán a cargo de quienes no se sumen a la guardia Nacional.
“Hay otras instalaciones, museos, parques, las mismas instalaciones de la secretarías del gobierno requieren de cuidado y van a estar trabajando en estas actividades. No se va a despedir, repito, a nadie», explicó.
En líneas generales fue lo que volvió a decir durante su conferencia matutina del 4 de julio.
En conferencia de prensa, Alfonso Durazo Montaño titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) señaló que no es casual y no requiere mayor explicación que uno de los integrantes del grupo de los elementos de la Policía Federal que están inconformes con su integración a la Guardia Nacional, haya considerado que el ex presidente Felipe Calderón sea uno de sus representantes sindicales,
El funcionario señaló que en este proceso negociación con los agentes inconformes no habrá margen para modificar los requisitos de acceso a la Guardia Nacional.
Durazo Montaño se abstuvo de señalar a los políticos que estarían impulsando o aprovechando las protestas de los agentes federales, pero dijo que la SSPC presentará denuncias para que la Secretaría de la Función Pública indague a las empresas que se beneficiaron de la compra de bienes y servicios y que de esa indagatoria y una denuncia penal que se presentará ante la Fiscalía General de la República (FGR) saldrán los nombres de quienes han promovido la acciones de inconformidad de los elementos de la Policía Federal.
Sostuvo que entre los instigadores de la protesta hay beneficiarios de contratos con la Policía Federal.
En ese contexto, señaló que Ignacio Benavente Torres, quien ayer se presentó como integrante de una organización civil de derechos humanos, y apoyados de las acciones de los agentes, estuvo en prisión por haber cometido el delito de secuestro.
Felipe Calderón Hinojosa, expresidente del país, rechazó los señalamientos en su contra realizados por el gobierno federal en el sentido de que él está detrás de las inconformidades de la Policía Federal.
Por medio de un video dado a conocer en sus redes sociales, Calderón Hinojosa exigió a Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Ciudadana, que presente las pruebas de sus aseveraciones.
“Niego categóricamente la cobarde insinuación que desde el poder se hace, de que yo he organizado o estoy detrás de las protestas de los policías federales; secretario Durazo, le exijo que si tiene las pruebas las presente, y si no las tiene, retiren de inmediatos esas calumnias”, detalló.
El expresidente de México detalló que las exigencias de los policías federales tienen forma y fondo, por lo que pidió al mandatario Andrés Manuel López Obrador y al secretario Durazo escuchar las inconformidades.
“Señor presidente, señor secretario, escuchen a los policías, tómense la molestia de explicarles cuál es el plan de seguridad que ustedes tienen, y qué esperan que hagan dentro de ese plan los policías federales“, apuntó.
Calderón Hinojosa rechazó fungir como representante de los policías federales en las negociaciones, “no es mi papel (…) más que ayudarles, les perjudicaría”.
“Tienen que organizarse, tener sus propios representantes y buscar los medios pacíficos que no dañen a la población, sensatos, que estén dentro de la ley para que por medio de propuestas razonables puedan llegar lo más pronto posible a un acuerdo. Deseo que eso ocurra pronto y se respeten los derechos de las fuerzas federales, de todas, y se reconozca lo mucho que han hecho por nuestro querido México”, detalló
AL CALCE…
-En cuanto al cálculo de los participantes, una cifra sensata es pensar que de 3 mil 500 a 4 mil elementos estuvieron ayer en las protestas, provenientes principalmente de Fuerzas Federales y de Gendarmería, es decir, de dos divisiones operativas que globalmente tienen unos 12 mil elementos activos actualmente.
-El Centro de Comando es la columna vertebral de la PF. En él se encuentran las herramientas de comunicación, el centro de operaciones aéreas; campos de adiestramiento; oficinas de logística y centro de comando de distintas áreas y agrupamientos de la PF. Así que, si se para el Centro, se para la Policía Federal.
-Las palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador en entrevista con el periódico La Jornada previo al festejo del 1 de julio: “Si por mi fuera, yo desaparecía al Ejército (y la Marina, lo dice más adelante) y lo convertía en Guardia Nacional (GN)” despertaron reservas en el Ejército y la Marina.
-La Guardia Nacional adoptó las reglas laborales y de escalafón del Ejército, de donde es originaria. Las diferencias salariales, por tanto, se harán sentir de inmediato. Para un soldado raso, el sueldo es de 12 mil pesos, un policía federal gana por lo bajo entre 15 y 18 mil pesos. Así, esta diferencia de un 30 por ciento se hace más evidente mientras sube el escalafón, en contra de los miembros de la PF.