Finanzas inseguras


El 15 de noviembre, el Banco de México (Banxico) encareció este jueves el precio del dinero por tercera ocasión en lo que va de este año para ubicarlo en su mayor nivel desde enero de 2009, al considerar que el balance de riesgos para la inflación se ha deteriorado "de manera importante".
Sinfopress

La Junta de Gobierno del banco central elevó en 25 puntos base la tasa de interés de referencia para colocarla en 8 por ciento desde su nivel previo de 7.75 puntos, de acuerdo con el anuncio de política monetaria.
La decisión no fue unánime, por segunda ocasión al hilo, pues uno de los cinco miembros votó por subir la tasa en 50 puntos base. La identidad de quién votó en ese sentido se conocerá en las minutas del próximo 29 de noviembre.
"El balance de riesgos para la inflación muestra un sesgo al alza y que este se ha deteriorado de manera importante, tanto bajo una perspectiva de corto como de mediano plazo", dijo el banco central en su anuncio sobre los motivos para subir la tasa.
La Junta de Gobierno destacó en su anuncio la "depreciación importante" del peso mexicano frente al dólar desde su anterior decisión a principios del mes pasado, debido a la "intención de cancelar" el proyecto del nuevo aeropuerto en Texcoco y por la "preocupación de los mercados por las política de la nueva administración y algunas iniciativas legislativas".
Banxico dijo que es relevante que en el futuro se impulse un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, algo en que coinciden empresarios y analistas sobre todo tras la cancelación de la obra del aeropuerto de Texcoco.
A estos llamados el banco central añadió que es "particularmente relevante" que se impulsen medidas que propicien mayor productividad, se consoliden las finanzas públicas, una política monetaria prudente y firme, y la rendición de cuentas de política públicas.
Banxico advirtió que los riesgos para la inflación general en México se ha deteriorado y muestra un "importante sesgo al alza" en medio de una marcada incertidumbre, de acuerdo con su comunicado.
"La inflación enfrenta riesgos importantes relacionados con la posible adopción de políticas que afecten estructuralmente el proceso de formación de precios en la economía", explicó el banco.
Otro riesgo es que sigan las alzas en los precios de los energéticos como las gasolinas o también en productos agropecuarios.
"Por los choques observados y los niveles que ha alcanzado la inflación, existe el riesgo de que se presenten efectos de segundo orden en la formación de precios", dijo.
AL CALCE…
Del 4 de octubre a la fecha el peso acumula una pérdida frente al dólar de alrededor de 7.5 por ciento y la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ha tenido caídas importantes.
A ello se sumó el cambio a negativo de la perspectiva de la deuda soberana de México por agencias calificadoras internacionales y aumento de las tasas de interés "muy por encima" de los de otras economías similares.
México comenzó 2018 con una tasa de interés interbancaria en un nivel de 7.25 por ciento. En febrero la incrementó a 7.50 y en junio a 7.75.
En su anuncio de octubre y sin unanimidad, el banco central dejó la tasa sin cambios, con lo que se despegó de su similar en Estados Unidos (la Fed), que previamente había incrementado su tasa a un nivel de entre 2 por ciento y 2.25.
Y eso volvió a ocurrir después, pero porque la Fed dejó la semana pasada su tasa de interés sin cambios.
La inflación general en México se desaceleró en octubre a una tasa anual de 4.90 puntos, frente al 5.02 de septiembre, aunque los precios de los energéticos continúan con las presiones.
Entre los riesgos para la inflación, Banxico consideró que el peso siga presionado por mayores tasas de interés externas y factores de fuera e inter-nos.
El balance de riesgos para la inflación muestra un sesgo al alza y que este se ha deteriorado de manera importante.