El T-MEC también va a consulta


En solo dos semanas, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, firmará formalmente un reemplazo para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, pero la pérdida del control republicano de la Cámara de Representantes significa que necesitará el apoyo de los demócratas para lograr que el acuerdo sea aprobado por el Congreso el próximo año.
Sinfopress

Aún no hay nada definido sobre si este acuerdo cumple con mi estándar para un acuerdo mejor para los trabajadores estadounidenses”, dijo el representante de Nueva Jersey, Bill Pascrell, actualmente el demócrata de más alto nivel de comercio del Subcomité de Medios y Arbitrios.
Además hizo un llamado a la Comisión de Comercio Internacional para determinar si traerá empleos de vuelta, si aumentará los salarios y si reducirá el déficit comercial con Canadá y México, como prometió el gobierno de Trump.
“Ciertamente hay algunas mejoras en el USMCA (T-MEC) con respecto al previo TLCAN, pero a medida que se comienzan a hacer afirmaciones sobre los milagros que traerá el nuevo TLCAN, estamos confiando en ustedes, esta comisión, la Comisión de Comercio Internacional (ITC, por sus siglas en inglés), para que lo digan como realmente es”, dijo.
Junto con Pascrell, Sander Levin, representante de Michigan, argumentó que los cambios realizados en el T-MEC no abordarán el hecho de que el actual TLCAN requiere una reforma laboral en México, lo cual dijo que ha sido la causa de la pérdida de empleos en Estados Unidos, bajo el marco del acuerdo.
“El fracaso en rectificar la falla básica y la principal fuente de controversia sobre el TLCAN hace 25 años pondrá en peligro el apoyo de la nueva mayoría demócrata de la Cámara”, dijo Levin.
Va haber muchas presiones para que ustedes traten de modificar lo acordado bajo pretexto que se requieren los votos para sacarlo adelante. Mi recomendación es que ustedes mantengan la línea sobre lo acordado. El acuerdo en la mesa es suficientemente bueno para todos los que van a estar tomando decisiones tanto en Canadá como en Estados Unidos y México, dijo Ildelfonso Guajardo, Secretario de Economía durante su reunión de trabajo del 21 de noviembre con legisladores de las Comisiones de Relaciones Exteriores y Relaciones Exteriores América del Norte.
El nuevo acuerdo comercial fue precipitado por la decisión de Trump de deshacerse del TLCAN original, que él llama el “peor acuerdo comercial” que se haya firmado. Los negociadores de los tres países comenzaron las conversaciones sobre su actualización hace más de un año.
AL CALCE
El T-MEC es ‘a prueba’ de las elecciones intermedias de EU, según Luis Videgaray.
Pero al inicio de la semana Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, pidió a los senadores no ceder a eventuales presiones del Congreso de Estados Unidos para modificar el contenido del nuevo Tratado Comercial de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) antes de ratificarlo; en ese sentido, dijo que es necesario que no se aplace la firma del acuerdo entre los presidentes de los tres países.
Republicanos y demócratas podrían utilizar la ratificación del acuerdo, como parte de un “juego electoral” en Estados Unidos.
Trump y sus homólogos, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, acordaron firmar el acuerdo antes del 1 de diciembre, cuando el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, asuma el cargo.
Aún no está claro exactamente cuándo o dónde los líderes planean realizar la ceremonia de la firma. Los tres se reunirán en la cumbre anual de líderes mundiales del G20 en Argentina a fines de noviembre.