El no de los bonistas fifís

Inversionistas internacionales que participaron en la emisión de un bono para financiar la millonaria construcción de un aeropuerto en México, obra que fue cancelada, se encuentran divididos sobre si aceptarán o rechazarán una propuesta del gobierno entrante de recomprar parte de la deuda.
Sinfopress


La firma jurídica internacional Hogan Lovells, que incluye a los socios Ron Silverman (Nueva York) y Federico De Noriega (Ciudad de México), ha sido contratada como asesor legal del Grupo de Tenedores de Bonos Ad Hoc de MexCAT.
La recompra de bonos de más del 50 por ciento de los instrumentos emitidos permitiría que el Fideicomiso modifique algunas condiciones contractuales, evitando un posible incumplimiento y una aceleración de los vencimientos de la deuda, lo que tendría un costo más elevado para el gobierno federal,
De esta forma, el pago de los bonos quedaría respaldado únicamente con el flujo genera-do a partir de la tarifa de uso de aeropuerto (TUA) del aeropuerto actual”, dicha estrategia financiera se implementó también con el objetivo de limitar la caída en el precio de los instrumentos, disminuir la posibilidad de una rebaja en la calificación crediticia de los bonos y brindar mayor confianza a los inversionistas.
Otros inversionistas consideran atractiva la oferta considerando el precio que el gobierno está dispuesto a pagar, de acuerdo con algunas agencias calificadoras que han asegurado haber tenido contacto con tenedores de bonos.
Shamaila Khan, directora de deuda para mercados emergentes en Alliance Bernstein, consideró que la respuesta entre los bonistas ha sido mixta.
“Tal vez compren algunos de los bonos a un precio mayor al que cotizaban, pero en general su posición será afectada”, dijo Khan, enfatizando que es inusual encontrar un caso en el que sea necesario contratar a una firma legal para negociar un proyecto cuasi soberano.
La oferta del Gobierno, lanzada el lunes y en vigor hasta el 8 de enero, es pagar entre 90 y 100 dólares por cada 100 dólares de principal en las cuatro series de bonos, dos a 10 años y dos a 30. Previo a la oferta, los papeles cotizaban entre 78 y 82 dólares.
Khan cuestionó que los mensajes de algunos asesores de López Obrador no fueron coherentes respecto a las decisiones que finalmente adoptó el mandatario, quien asumió el sábado pasado.
“Algunos de sus asesores moderados, orientados a los inversionistas, indicaron al mercado que no iban a hacer nada que no iba a ser favorable para los tenedores de los bonos”.

AL CALCE
El grupo de tenedores de bonos emitidos por el Fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México (MexCAT) representado por Hogan Lovells, junto con otros tenedores de bonos que están en contacto con Hogan Lovells, actualmente superan el 50 por ciento del monto de capital de al menos una serie de bonos de MexCAT.
El grupo la analizó y alberga algunas inquietudes por las que no puede apoyar la versión actual de la Propuesta. Estas preocupaciones incluyen, entre otros, los siguientes elementos:
1. Respecto al nuevo aeropuerto, la liberación y revocación de la garantía y supuestos de incumplimiento conforme a la documentación aplicable.
2. En relación con el aeropuerto actual, la posible reducción de la garantía derivado del uso o construcción, a corto o largo plazo, de aeropuertos alternativos o adicionales en el área de la Ciudad de México.
3. Posibles reducciones adicionales a la garantía respecto a la liberación de pagos restringidos en dos de las cuatro series de bonos.
4. Se considera que los tenedores de bonos que participen en la oferta pública consienten en la liberación de la garantía y en las modificaciones a los convenios y supuestos de incumplimiento.
Standard & Poors, por su parte, mencionó en una conferencia el miércoles que después de un análisis concluyó que incluso si los inversores deciden no aceptar la oferta es poco probable que se llegue a un “default”, pues el pago está garantizado con los recursos que genera el saturado.