De lo terso a lo tenso


Al encabezar la primera reunión de los gabinetes entrante y saliente en Palacio Nacional El mandatario y el presidente electo pusieron en marcha la transición de gobierno, aun-que es un terciopelo muy áspero.
Sinfopress


Sin duda, se trata de un encuentro inédito, toda vez que no había ocurrido en el pasado reciente el tener a estas alturas de la transición ya definidos quienes serán los titulares de las dependencias gubernamentales de la Administración Pública Federal, se llevó a cabo la ceremonia oficial de arranque de la transición gubernamental.
En lo que fue su tercer encuentro luego de la elección del primero de julio, los presidentes Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador pusieron en marcha la transición de gobierno al encabezar la primera reunión de los gabinetes entrante y saliente en Palacio Nacional en la cual se expuso la situación que guarda cada una de las dependencias federales y sus principales programas.
Flanqueados durante el mensaje de sus respectivos colaboradores, Peña Nieto y López Obrador coincidieron en señalar que trabajarán de manera conjunta, de aquí hasta el próximo 30 de noviembre cuando concluye el actual sexenio, para lograr un proceso ordenado y transparente.
Andrés Manuel López Obrador destacó el proceso de transición que dijo surge de un proceso electoral democrático.
Por eso, es una transición institucional y, también, es una transición respetuosa, porque hemos recibido el apoyo sin condición del Presidente Constitucional, Enrique Peña Nieto.
Vamos avanzando. No se pierde el impulso, no se pierde el tiempo. Y a nosotros nos ayuda mucho esta parte o este periodo previo de preparación para iniciar una nueva etapa en la vida pública de nuestro país”, expresó el presidente electo de nuestro país.
Durante la conferencia de prensa posterior al mensaje en el patio de honor de Palacio Nacional, ambos políticos mostraron visiones distintas respecto a dos temas: la reforma educativa y la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.
Peña Nieto afirmó que “así como nosotros defendimos el modelo que nosotros impulsamos de igual manera habremos de ser absolutamente respetuosos de lo que en el futuro se defina, algo que todavía no conocemos y será el próximo gobierno y el Congreso el que eventualmente haga ajustes de lo que tenemos en el marco legislativo y en materia educativa”.
El presidente electo anticipó que una vez que inicie su administración promoverá una nueva política educativa echando abajo la reforma educativa aprobada durante este sexenio.
En tiempo y forma vamos nosotros a presentar las iniciativas para cancelar la reforma educativa y dar a conocer un plan distinto con un marco legal ajustado a las nuevas circunstancias, pero sí quiero dejar de manifiesto que se va a cancelar la actual reforma educativa”.
Respecto al tema de la construcción del nuevo aeropuerto, el presidente Peña Nieto aseguró que la obra sigue su curso porque hay contratos asignados y hay responsabilidades tanto de inversionistas como del propio Gobierno de la República.
Andrés Manuel López Obrador reiteró que se convocará a una consulta pública vinculatoria sobre el tema.

AL CALCE
Tras las elecciones del primero de julio, se han registra-do momentos importantes y fuertes en los tres encuentros entre el presidente Enrique Peña Nieto y el próximo titular del Ejecutivo Andrés Manuel López Obrador.
El 3 de julio fue la primera reunión en Palacio Nacional. Durante dos horas, trataron temas complejos como la seguridad del Estado Mayor Presidencial, las reformas energética y educativa, así como la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
En un segundo encuentro, Peña y López Obrador -ya como presidente electo- pactaron acelerar el paso para la Secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía General para que entren en funciones el primero de diciembre, cuando se registre el cambio de gobierno.
Y en un tercer encuentro en privado, Peña Nieto y López Obrador se reunieron con todo y sus gabinetes. La reunión solo duró poco más de una hora para comenzar con la transición oficial.
Las discrepancias entre uno y otro político salieron a relucir una vez que el presidente electo afirmó que cancelará la reforma educativa para crear un nuevo modelo educativo.
Peña Nieto defendió su modelo educativo y también la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.
Además, mientras Peña Nieto aclaró que no hubo persecución política contra la ex líder magisterial Elba Esther Gordillo, López Obrador dijo que respetará la democracia sindical.