Cárcel de por vida

La problemática que afecta al país en materia forestal no ha sido atendida de manera debida y una de sus causas se debe a la falta de recursos asignados al rubro forestal
Sinfopress

De acuerdo con datos del Presupuesto de Egresos de la Federación al rubro Forestal, de-pendiente de la Semarnat, éste tuvo en el 2012 recursos por 6 mil 812 millones de pesos; para el 2018 la cifra se redujo a 3 mil 650 millones; y, para este 2019 lo programado es de 2 mil 496 millones.
Es decir, que al hacer un comparativo de lo presupuestado para el rubro forestal, entre el 2012 y el 2019 la reducción fue de un 63 por ciento.
Una cosa es la austeridad y otra cosa es anular programas que son vitales. Estamos en una etapa de muy alto riesgo por las altas temperaturas y que no ha llovido, entonces era obvio que iban a brotar por todos lados los incendios forestales y resulta que los organismos que están en-cargados del combate y la prevención están completamente desarmados.
El programa de trabajo temporal que la Semarnat implementó desde la gestión de Vicente Fox fue eliminado por el actual Gobierno federal. En este el personal era empleado solo por un lapso de tiempo y una de sus principales tareas era prevenir incendios forestales.
“A todo el sector ambiental le quitaron más de la mitad del presupuesto y efectivamente una de las áreas más afectadas fue la ambiental (…)
Ante los incendios de las últimas semanas, la reacción de las autoridades a nivel federal y estatal no ha sido oportuna ni la adecuada; y que a nivel lo-cal se reflejó en la demora para implementar el plan de contingencia en la capital del país.
La capital del país alcanzó la mañana del 14 de mayo máximos de contaminantes por partículas finas con una medición de hasta 158 puntos del Índice de Calidad del Aire para PM 2.5 y la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAME) activó por primera vez una Contingencia Ambiental Extraordinaria.
“La administración anterior no nos dejó un protocolo especial para las contingencias, sin embargo tomamos la decisión el día sábado de emitir recomendaciones especiales para la salud de los habitantes”, diría Claudia
Entre los causantes de esta contingencia extraordinaria están los 130 incendios foresta-les y urbanos que se han registrado en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM).
Sin embargo, hay otros factores que agravan la situación: la época de calor que se vive durante el segundo trimestre del año, las modificaciones a la verificación vehicular y la falta incentivos para el transporte público, problema que no es nuevo y diversos sectores del activismo han pugnado por-que existan los cambios necesarios en pro del medio ambiente y la salud de las personas.
Con regularidad, los impactos ocasionados por incendios forestales se subestiman, ya que no solo se pierden recursos naturales, fauna o sembradíos, los daños también repercuten a las comunidades aledañas, los empleos, la salud y la economía de México.
Los incendios pueden evaluarse solo cuando hay daños directos a la infraestructura, casas habitación o equipa-miento urbano, pero si se habla de vegetación, es muy difícil asignarle un valor a las pérdidas.
Los daños aumentan cuando se trata de bosques maderables o de sembradíos, pues además de la extinción de flora, se afectan las tierras de personas que las trabajaron. Es muy difícil hablar de términos económicos en este tipo de desastres, porque no solo se afecta el hábitat de los animales sino el de las personas que viven alrededor.
Una zona que resulta afectada no solo se enfrenta a la pérdida de vegetación o animales, también a la del suelo, el recurso más valioso, sobre todo si se trata de un espacio para la agricultura.
“Los suelos son el tema más preocupante porque necesitan de muchos años para recuperarse. Si se pierde la cobertura vegetal se genera erosión, si se genera erosión no se puede sembrar, y si no se puede sembrar el ecosistema cambia”.
Los incendios se pueden originar por dos causas, una natural y otra provocada. La primera es que durante la temporada de calor no hay lluvias y al ser las temperaturas muy altas, la vegetación seca actúa como combustible y origina el problema.
La segunda, es que 90 por ciento de los incendios de acuerdo con el Cenapred son causados por el hombre ya sea a través de descuidos, vandalismo, imprudencias provocadas, quemas agropecuarias no controla-das, fogatas y la quema de basura.
Al calce…
-El año pasado, en el sexto informe de labores de la Semarnat, se destacó que en el 2018 se combatieron 30 mil 178 incendios forestales, más de tres ve-ces lo combatido en el 2012, cuando fueron 7 mil 600 eventos de este tipo.
-Para este 2019, en su último informe sobre incendios, la Conafor –órgano desconcentrado de la Semarnat- informó que entre el 1 de enero al 9 de mayo hubo registro de 4 mil 425 incendios en 30 entidades federativas, mismos que afectaron una superficie de 152 mil 952 hectáreas; lo que equivale a 32 mil 680 veces el área de la plancha del Zócalo de la Ciudad de México.
-El presupuesto para el combate de este tipo de siniestros se redujo en 2019 más de mil millones de pesos
-Las entidades federativas con mayor número de incendios fueron: Estado de México, Michoacán, Ciudad de México, Puebla, Tlaxcala, Jalisco, Chiapas, Chihuahua, Veracruz y Oaxaca, que representan el 80% del total nacional.
-Los estados con mayor superficie afectada fueron: Guerrero, Puebla, Jalisco, Oaxaca, Durango, Chiapas, San Luis Potosí, Chihuahua, México y Michoacán, que representan el 72 por ciento del total nacional.
-Hasta el momento, los siniestros han afectado una superficie de dos mil 772 hectáreas, principalmente de vegetación herbácea y arbustiva, el arbolado adulto de los bosques se mantiene intacto.