Los Avispones confirman la participación  del Ejército en la noche de Iguala

Los Avispones confirman la participación  del Ejército en la noche de Iguala

 

 

- Evadieron apoyo al equipo de futbol y facilitaron el paso hasta sitio donde fueron atacados.

 
Chilpancingo, Gro.
Militares adscritos al 27 batallón de Infanteria en Iguala, Guerrero se negaron a prestar apoyo a heridos y víctimas del ataque en contra del equipo de futbol “Los Avispones” la noche del 26 de septiembre de 2014 e incluso permitieron el paso del camión donde viajaba el equipo, hacia el sitio donde fueron atacados.
Pedro Rentería Lujano, ex director de los Avispones de Chilpancingo, contó a MILENIO que la noche del 26 de septiembre, en el inicio del torneo de temporada de la Tercera División Profesional, a los Avispones de Chilpancingo les tocó enfrentarse a su similar de Iguala, en la ciudad tamarindera.
“Ganamos el partido 3 a 1, pesábamos cenar e Iguala, pero una persona del público se acercó a mi, él fue como preparador físico del equipo Avispones, me fue a decir a la cancha -profes, si tienen posibilidad váyanse, porque me acaban de informar que hay balacera en Iguala”.
Con dicha advertencia, los integrantes de cuerpo técnico tomaron la decisión de esperar solamente la cédula del partido y retirarse, por lo que ya no fueron a cenar.
“Cuando íbamos a tomar la carretera federal nos pararon, estuvimos esperado a que nos dieran el paso, dentro de ese tiempo que nos tuvieron detenidos pasaron algunas patrullas y después nos dieron la salida, estaba un retén de soldados en la salida de Iguala y nos dieron el paso
El ex director confirmó que personal del Ejército Mexicano les facilitó el paso hasta el punto en que fueron atacados en el crucero de Santa Teresa, donde fueron recibidos a balazos por hombres armados.
En el sitio murió David Josué García Evangelista “El Zurdito” y Víctor Manuel Lugo Ortiz, chofer de la unidad donde se trasladaba, además  varios jóvenes  quedaron heridos, incluido Rentería quien recibió dos impactos de bala en el abdomen.
Tras los hechos, algunos de los jóvenes heridos y padres de los jugadores que llegaron al lugar para auxiliar, se trasladaron al Batallón 27 de Infatería para solicitar apoyo, mismo que les fue negado.

 El segundo informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos señala que “familiares confirman la respuesta que tuvieron de los militares que acudieron a la entrada, según refieren señalando que no podían hacer nada porque no estaba bajo su jurisdicción”.
Otra declaración recogida por el GIEI  a las víctimas que solicitaron apoyo en el batallón, esa noche señaló: “ellos se burlaron de nosotros y nos dijeron que no podían hacer nada llegaron también 4 muchachos del equipo y tampoco los ayudaron”