Reúne Figueroa a líderes del  PRI y el PRD en su cumpleaños

Reúne Figueroa a líderes del  PRI y el PRD en su cumpleaños

 

Ratifica que el líder político en Guerrero es Héctor Astudillo Flores

Fernando Hernández
Chilpancingo, Gro.
El exgobernador Rubén Figueroa Alcocer, quien renunció tras la masacre de Aguas Blancas, reunió en su cumpleaños a los líderes del viejo priismo, y así como del PRD; quienes mantienen una alianza política en la entidad.

“Este acto tiene fundamentalmente un contenido político, todos los años que se hace son de contenido político, y el líder político en este estado es Héctor Astudillo Flores” soltó Figueroa en su discurso.

Admitió que en Guerrero resulta siempre difícil hacer una carrerea política, por lo que aseveró: “Trate de hacer lo más importante, ser un buen guerrerense, ser un buen padre, ser un buen hijo y ser un libre pensador. Siempre traté de querer mucho a mi estado, servirlo con limpieza, con honestidad y con entrega”.

Se mostró entusiasmado cuando dedicó parte de su tiempo para evocar parte del tramo de vida que caminó junto con Ángel Aguirre, hoy líder de la corriente política más grande del perredismo guerrerense.

“Lo conocí cuando era gobernador (José Francisco) Ruiz Massieu, un día le dije -licenciado véngase al PRI (estatal) y no quiso. Después lo volví a ver, le dije –véngase conmigo-, le expliqué mis argumentos y se vino conmigo; fue presidente del partido, diputado federal y lo hice gobernador”.

Del diputado federal y exgobernador, René Juárez manifestó que es su “amigo de mis amigos de toda la vida; fue presidente municipal de Acapulco, diputado federal, senador, gobernador de Guerrero, dirigente nacional del PRI, pero sobre todo es un hombre de bien, nunca deja tendida la mano de nadie, es un hombre que sabe servir. Hombres como René Juárez son los que necesita México”.

En la parte final del mensaje destacó: “Estamos aquí los que hemos hecho la vida política de Guerrero y el espíritu de la reunión es mandar un mensaje de unidad”.

También dedicó unas palabras al senador Manuel Añorve Baños, de quien indicó, fue presidente municipal de Acapulco, diputado federal y hoy se desempeña como senador.

“Él hace una lucha política muy justa y muy correcta, sigue en la vía del trabajo, de la honestidad y la lealtad”, anotó.

Agregó: “Hoy cumplo ochenta años y no sé cuantos más vaya a permanecer con ustedes, pero aprovecho para para decirles a todos que actuemos en política para vencer lo que se tenga que vencer en el futuro, siempre estructurados en el respaldo político a quien manda en Guerrero, alrededor de él formando con él una estructura política todos los que estamos aquí para sacar adelante al estado y al país”.

En el evento Rubén Figueroa se refirió al ex diputado local, Héctor Vicario Castrejón como un hijo que le otorgó la actividad política.

Por su parte el gobernador, Héctor Astudillo Flores refirió que Rubén Figueroa ha sido “un hombre que ha hecho historia y ha sembrado amistad y ha orientado a muchos”

“Muchos de los que estamos aquí hay que reconocerlo recibimos su apoyo un servidor, no se me puede olvidar que llegué a ser diputado local porque usted me impulsó” le dijo al exmandatario.

 

El exgobernador, Aguirre Rivero, quien al igual que Rubén Figueroa renunció a su cargo tras las masacres ocurridas en Iguala en 2014; que derivaron en la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa refirió que:

Tras la masacre de Aguas Blancas recibió una llama de Emilio Chuayffet Chemor, quien ese entonces era secretario de Gobernación, y “posteriormente me estaba recibiendo para comunicarme que -Figueroa- había tomado la decisión de separarse del cargo, y le manifesté que eso sería un retroceso para el estado”.

En su anécdota narró en atención a los usos y costumbres del régimen de esos tiempos, Emilio Chuayffet le había dicho que él sería el gobernador sustituto porque “así se lo había pedido el gobernador, Rubén Figueroa Alcocer”.

“Yo podré tener muchos defectos, pero siempre tendré un sentido de la gratitud” y abundó en que gracias a que renunció, “yo pude ser gobernador de Guerrero de 1996 a 1999”, destacó.

 El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza no podía desaprovechar la oportunidad de soltar un discurso. “Simplemente decirles que este es un gran acontecimiento de reunión de amigos, distintas banderas; tal vez distintas ideologías, pero lo que nos une es el valor de la amistad, me uno a estos festejos en honor a Don Rubén (…) quien es un hombre que mira alto y desde la trinchera en la que está tiene la capacidad de ver, de buscar, de hacer la lucha de trabajar por todo México y el estado de Guerrero”.