“Escandalosa” y “dramática”, la pérdida  de empleos a causa de la pandemia

“Escandalosa” y “dramática”, la pérdida  de empleos a causa de la pandemia


- Se perdieron alrededor de 20 mil empleos formales durante el confinamiento, según datos del IMSS
- Por cada empleo formal se pierden tres informales, señala secretario de Trabajo de Guerrero   
Interacción 
Chilpancingo, Gro. 
“Espantoso” y “dramático”, fueron los calificativos que el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Oscar Rangel Miravete utilizó para referirse a la cantidad de espacios laborales que se perdieron durante el confinamiento impuesto por la pandemia del Covid-19.
Si se realiza una multiplicación simple, los datos que el funcionario aporta llevan a establecer un cálculo de por lo menos 80 mil empleos perdidos en el estado de Guerrero, entre formales e informales.
Explicó que de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), desde que inicio la pandemia del coronavirus y hasta el mes de junio se perdieron por lo menos 15 mil empleos formales. 
Entre julio y los primeros días de agosto fueron cinco mil las plazas laborales que se perdieron en las siete regiones.
En los números de Rangel Miravete, en lo que va de la contingencia sanitaria se han perdido 20 mil empleos formales, lo que se puede confirman en la base de datos del IMSS.
Sin embargo, destacó que por cada empleo formal que se pierde se cuentan tres informales que también se cierran.
Con base a dicha fórmula, desde que inicio la pandemia del Covid-19, pueden se más de 60 mil los empleos informales perdidos.
Si se suman los 20 mil empleos formales perdidos a los 60 mil informales, la cifra global de trabajadores que han perdido sus espacios podría superar los 80 mil.
Y es que de acuerdo con los datos, el sector más afectado por la pandemia, después de la salud es el laboral.
Para ciudades como Acapulco, Ixtapa y Taxco el panorama es poco alentador, pues la primera actividad golpeada por la pandemia fue el turismo, y se advierte que será la última en recuperarse. 
En un primer momento consideró que la pérdida de empleos en el estado de Guerrero, a partir de la pandemia puede considerarse como “dramática”, porque representa que miles de familias se han quedado sin la posibilidad de garantizar el sustento, por eso es que hay mucha preocupación.
Después utilizó un calificativo más, el cual fue “espantoso” por la forma en que la pandemia propició el cierre de fuentes de empleo.  
Sin embargo, destacó que la administración estatal en su momento impulsó diferentes acciones encaminadas a evitar el cierre de negocios, principalmente los pequeños y medianos.
Una vez que el semáforo epidemiológico cambió de rojo a color naranja, se logró la reapertura de muchas actividades económicas, las cuales se realizan con apego estricto a las normas de seguridad y sanidad, lo que permite que poco a poco se vaya entrando en un proceso de recuperación.
Con la reapertura ya muchas empresas comenzaron a recontratar a su personal, aunque todavía no existe una medición respecto a los empleos que ya se recuperaron.