No habrá impunidad para alcaldes que  defraudaron finanzas de Acapulco, Adela

No habrá impunidad para alcaldes que  defraudaron finanzas de Acapulco, Adela


Marcial Campuzano

Chilpancingo, Gro.
La presidenta municipal de Acapulco Adela Román Ocampo, manifestó su confianza de que no habrá impunidad y que se aplicará la ley a anteriores autoridades municipales por incurrir en presuntas irregularidades en el ejercicio del presupuesto; dijo que solicitó a la Federación un apoyo económico adicional para liquidar a 600 trabajadores municipales; y sostuvo que no habrá aguinaldos abultados para los síndicos y regidores de la comuna porteña.

La alcaldesa de Acapulco asistió éste miércoles como invitada a la sesión que llevaron a cabo socios e invitados del Grupo Cuicalli de Chilpancingo que preside Adolfo Chávez Romero, en donde se pronunció porque se eleve a la categoría de grave el delito de extorción que se incrementó considerablemente en ese destino de playa.

Ante socios e invitados de este grupo de la sociedad civil, Adela Román señaló que el arribo masivo de turistas a Acapulco significa que hay confianza del turismo, y que de acuerdo a las estadísticas el pasado mes de noviembre fue el mejor en lo que va del año.

A la par, dijo, las familias de Acapulco están regresando a la normalidad participando en eventos recreativos organizados por el ayuntamiento, con lo que “se acabó el toque de queda” que había en algunas colonias en donde la gente no podía entrar o salir después de una hora determinada.

La primera edil de Acapulco recalcó que la paz y la confianza en Acapulco sólo se logrará con la participación de todos, y sostuvo que su gobierno no se mantiene pasivo ante los problemas que tienen que ver con la inseguridad y la violencia.

Detalló que recibió un gobierno con millonarias deudas e irregularidades en el manejo del presupuesto, entre el que destaca el adeudo de 500 millones de pesos con la Comisión Federal de Electricidad, que mantiene en una situación irregular el abasto de agua potable a la población.

Denunció que recibió en herencia una abultada nómina que representa el pago mensual de 120 millones de pesos, por lo que dijo que es necesario establecer candados para evitar que siga creciendo cada 3 años, y que evite que los alcaldes dejen en el gobierno municipal a sus colaboradores.

Román Ocampo sostuvo que ya hay procedimientos administrativos en contra de ex funcionarios municipales del gobierno que encabezó el perredista Evodio Velázquez Aguirre, a quien señaló de negarse acudir a las reuniones que ha sido convocado por el órgano de control interno del ayuntamiento.

La presidenta municipal de Acapulco dijo que es una mujer de leyes que cree en la justicia y en la ley, por lo que tiene confianza de que serán sancionados quienes incurrieron en desvíos de recursos económicos en agravio de las arcas municipales.

Para la magistrada con licencia del Tribunal Superior de Justicia, el gran problema que tiene el estado es la corrupción y la impunidad, y señaló que si estas conductas recibieran el castigo que merecen las cosas serían distintas en el manejo de los recursos públicos.

Una de las medidas para abatir la carga financiera del gobierno de Acapulco es disminuir la plantilla de personal. Al respecto dio a conocer que solicitó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público recursos adicionales para prescindir de los servicios de al menos 600 empleados municipales que tienen edad avanzada, que están obesos, que tienen diabetes y otras enfermedades por lo que ya deberían de estar en sus casas.

Dio a conocer que hay resistencia de empresarios dueños de bares y discotecas ante las nuevas disposiciones y horarios para cerrar sus establecimientos por la violencia y la inseguridad, y que a pesar de ello las nuevas medidas se están acatando.

En materia política la presidenta municipal de Acapulco no ocultó su aspiración de ser candidata del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a gobernadora del estado, pero aclaró que la nominación dependerá del género que corresponda la candidatura.

Sostuvo que para llegar a la presidencia municipal de Acapulco no pactó con nadie y que nadie le pagó la campaña, “la cual fue de acercamiento con la ciudadanía”.