Nomenclaturas pelean liderazgo y dividen  a Morena en Guerrero: Montes Carrillo

Nomenclaturas pelean liderazgo y dividen  a Morena en Guerrero: Montes Carrillo


Rosario García Orozco
Chilpancingo, Gro.
La elección de 2021 será muy complicada para Morena, sobre todo por sus problemas internos, consideró el ex representante de ese instituto político ante el Instituto Electoral y de Participación ciudadana (IEPC) Sergio Montes Carrillo.

Abundó que al interior de Morena existen dos “nomenclaturas”, que pelean el liderazgo del partido; una liderada por Cesar Núñez Ramos y la otra por el delegado del gobierno federal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros a quienes responsabilizó de la división de ese partido.

“Que hacer, apegarnos, sujetarnos a la legalidad, ¿qué hacer ante la situación tan complicada que está viviendo el partido, no es que esté o no afiliado, con esa cantaleta tan vacía y hueca creen que van a espantar a todo mundo?, no; el PRI es fuerte en Guerrero, el PRD es fuerte, más la reelección sin dejar el cargo, más las broncas que tenemos, no tenemos una situación tan sencilla”, lamentó.

Consideró necesario recomponer en Morena la credibilidad que pudieran estar perdiendo ante la falta de legitimidad de sus dirigencias, es dejar que participe la ciudadanía en los procesos internos.

El morenista recordó que para esa tarea sólo se cuenta con poco más de 40 días para resolver toda su problemática interna y comentó que muchos militantes y simpatizantes “tienen el síndrome del cirquero pobre”, donde una sola persona pretende hacer todo, lo cual no es posible, señalando a la “nomenclatura de Pablo Amílcar de querer absolutamente todo.

“El PRI es fuerte en Guerrero, el PRD es fuerte, más la reelección sin dejar el cargo, más las broncas que tenemos no tenemos una bronca tan sencilla; yo quisiera verlo de manera diferente, que me prestaran sus lentes y lo viera de otra manera, pero lo estoy viendo muy complicado, y creo que lo que debemos hacer es sujetarnos a la legalidad y buscar soluciones”, apunto.

Explicó que, si no se corrigen los problemas de legitimación de liderazgos, lo que podría pasar es que la situación de Morena se complique hasta septiembre y no tendrán oportunidad de cambiar nada con los dirigentes, por lo que continuarán con falta de legitimidad, y se tendrá que judicializar los problemas del partido.

Dicho escenario traería por consiguiente el “aniquilamiento” de su partido que en cuatro años gano la presidencia, “lo que no ha sucedido en ningún partido del mundo”, pero además “a ver quién se queda a recoger los restos cuando no se pueda hacer absolutamente nada”, cuestionó

En cuanto al caso de Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, actual delegado del gobierno federal en Guerrero, dijo que por Ley no puede hacer promoción política de su persona utilizando los programas sociales, no obstante, indico no quiere decir que no pueda participar siempre y cuando deje el cargo, ya que de lo contrario no habría equidad en el proceso.